¿A qué temperatura se quema la cerámica?

La temperatura con la que se quema la cerámica depende de la materia prima con la que se trabaja. Hay pastas de Alta Temperatura y pastas de Baja Temperatura. En las de alta temperatura encontramos la Porcelana y el Gres (en inglés Porcelain y Stoneware). En las de Baja Temperatura encontramos la Loza de Barro y Terracota (en inglés Earthenware y Terracota). Cómo elijo con qué pasta trabajar? Va a depender de mis objetivos. ¿Quiero hacer piezas por hobby o para vender? ¿Me interesa crear piezas decorativas o piezas de uso diario? Estas preguntas me van a ayudar a tomar una decisión. Por ejemplo, si estoy haciendo cosas por hobby puedo usar sin problema la pasta de baja temperatura. Si quiero hacer platos y tazas que sean resistentes debería usar la porcelana o el gres. Veamos entonces como se organizan los tipos de "cerámica" según la temperatura de quema partiendo por la temperatura más alta. 

Porcelana

Temperatura quema 1300-1450º. Después de quemarse en el horno no absorbe agua. Es muy resistente. La porcelana autentica es de las más difíciles de trabajar. Por esa razón existen sustitutos que se llaman Porcelana pero no es. Esto es tema para otro post. Por mientras les recomiendo el libro "The White Road" de Edmund de Waal para conocer más sobre la historia de este maravilloso material. 

Captura-de-pantalla-2017-08-11-a-la(s)-14.09.jpg

Gres

Temperatura quema 1200-1300º. Después de quemarse en el horno no absorbe agua. Es muy resistente. Se asocia mucho al look artesanal de la cerámica pero también se puede crear objetos modernos y limpios. Se puede dejar sin esmalte y la pieza igual va a ser impermeable pero con un acabado medio áspero. 

Loza de Barro / Earthenware

Temperatura quema 1000-1200º. Después de quemarse absorbe agua por lo que es necesario aplicar esmalte. No es tan resistente como el Gres y la Porcelana. Es ideal para cosas decorativas que no van a tener mucho movimiento y posibles golpes. 

Terracota

Temperatura quema 850-1000º. Después de quemarse absorbe agua. Por su capacidad de absorber agua es ideal para maceteros. Antes de quemar se puede bruñir para cerrar los poros.

 

Fran Aldea